25 jun. 2016

Como cuando un pasquín llega a tener más peso que un medio formal



Tenía atravesado en el pecho el tema desde hace meses, y cada día mi idea ha tomado giros diversos y se ha tambaleado de un lado a otro, porque cada día hay alimento para la bilis y la verborrea en lo cotidiano de nuestra vida en la metrópolis de Guatemala, más desde que el partido patriota lleva un año de estarse desmoronando hasta sus cimientos en escándalos de corrupción, cinismo y hueveos que llevaron a llenar la plaza central con más gente de la que el último siglo ha visto pelarse la verga  en ese espacio viendo moverse el segundero de la catedral y las palomas buscando comida de la mano de los transeúntes.

Sin embargo ahora el título que es lo único que no ha cambiado desde que pensé en expresarme sobre el tema.  Y debo pedir las debidas disculpas a el medio informal y satírico llamado El Informal, pues la idea principal que desde hace rato me estaba moviendo las intenciones siempre le involucró, al  mismo tiempo que lo hacía El de Reforma, dentro de mi vago conocimiento los dos medios pioneros en la nueva forma de hacer presencia en la web y llamar la atención de la gente en este caos de dizque democracia y dizque estado en el que vivimos más de 10 millones de guatemaltecos.

Yo creo que desde los últimos 5 años hemos visto un boom en acceso a internet desde la palma de la mano de cualquier ciudadano, al menos en las principales cabeceras de cada departamento, que ha derivado en una facilidad nunca antes soñada ni por Graham Bell, ni por Samuel Morse ni por Nikola Tesla ni por el pendejo de Arzú cuando vendió Guatel, porque estoy seguro que si hubiera tenido algo de imaginación sus ganancias habrían sido astronómicas.

El alcance actual de la web para cualquier transeúnte de la ciudad no es malo, de hecho ojalá llegáramos a tal nivel como lo tienen en Finlandia, en donde el acceso a un internet de alta velocidad es un derecho humano garantizado para cualquier finlandés.

Suena muy avanzado o muy utópico para nuestro país?  Yo mas bien creo que es muy peligroso…   últimamente se ha demostrado la peligrosidad de el acceso a las redes de la población del país.
Momento, creo que aquí es donde corro el riesgo de caer en ser acusado de discriminación y algunas otras cosas… pero primero permítanme explicarme.

En relación al alcance de la tecnología en la población mundial y la capacidad de utilización de esa tecnología (yo quisiera agregar que se trata de utilización positiva) se ha manejado un concepto con un título de “brecha digital”.  De qué se trata? Pues simplemente de la capacidad de acceso a la tecnología pero al mismo tiempo la capacidad de aprovechamiento de esa tecnología. 

Explicado….  La capacidad de comprar una computadora contrastada contra la capacidad de utilizarla….. y vuelvo a agregar un criterio personal.. la capacidad de utilizarla para algo positivo.
Ya voy llegando al título

Ahora, en 2016, es más fácil tener un Smartphone que una PC o una Laptop (créanme.. estoy pariendo el pisto para una laptop), sin embargo en realidad es más fácil de usar un Smartphone que una computadora, y tiene más alcance un Smartphone que una computadora… y no digamos  la ventaja que tiene un telefonito contra un libro…

Llegando al título… hace unos meses empecé a pensar en el tema de lo interesante que es que en la actualidad es más fácil encontrar un titular compartido de El Informal o El de Reforma, antes que uno publicado por Prensa Libre o El Periodico.  Me empezó a estallar y chocar el que la gente se creyera cualquier pendejada publicada por estos satíricos sin ni siquiera preguntarse si de verdad era cierto o buscar puntos de vista que confirmen o refuten las noticias de los dizque medios noticieros.

Me dí cuenta que la brecha digital, al contrario de los preceptos de las entidades internacionales que buscan su reducción, cada día se ensancha, porque no depende nada más de quienes tienen acceso a un medio computarizado, sino que actualmente se trata de comprender e interpretar el exceso de información a la que uno se ve expuesto a través de una computadora con acceso a internet o un simple teléfono inteligente, que a veces resulta la empresa sugiriendo que es incluso más inteligente que el dueño que ya pago miles por el aparatito. (creo pagar tanto por un pedazo de plástico no es tan inteligente)

Esta noche encontré un titular de El Informal.  Inmediatamente me recordé de mi intención de escribir algo que despotricara contra la gana de escribir cosas que llegan a confundir aún más a una población tan manipulable y tan maleable que perece que con una buena noticia y una buena canción, podría ir a la plaza a protestar porque la politouch quebró una uña en el cumplimiento de su deber.

Sin embargo me encontré con un artículo mucho más periodístico, mucho más formal y mucho más elaborado que ninguno de los que en su página abundan y les han ganado seguidores, replicadores y adeptos en su tiempo de existencia.

Mi duda ahora es: qué es más preocupante?, que la gente de Guatemala no tenga capacidad de cuestionar una noticia de mofa de El Informal o que a partir de ahora sea El Informal el que se convierta en el relator de cosas serias y acusaciones bien fundadas que puedan llegar a ser la envidia de la eterna y tan vendida Prensa Libre, o el dudoso y bailador El Periodico?  Digo… porque para qué pizados mencionar a el Siglo XXI… a menos que sea a la par de La Extra o Primera Plana…


Ahorita me sentí muy culero con La Extra y Primera Plana.

11 mar. 2014



33º27'00''S 70º40'00''O

Siempre los viajes cansan, pero siempre hay algunos que se mandan de cansados...

Salí de Guatemala a las 5:12 am... eso quiere decir que estaba de pie desde las 3:30am para poder llegar a tiempo y evitar contratiempos.  Afortunadamente todo salió bien y el vuelo salió puntual y mi paso por los asuntos migratorios no tuvo sobresaltos.

La primera escala fué en Panamá, luego de 2 horas y 20 minutos de vuelo. Nada del otro mundo, una dormidita y un tránsito por el aeropuerto de lo más normal... Siguiente parada: Lima, Perú.  Allí se puso fea la cosa.

El tránsito por Lima, luego de otras 2 horas y media, era de 6 horas! eso es algo moderadamente bueno cuando se trata de aeropuertos como el de Houston, en el que las 3 horas que pasé allí hace un año y algo, se me fueron sin aburrimiento.  Pero en un aeropuerto que en el área de tránsito no se camina más de 300 metros...  esas 6 horas fueron eternas.

A todo eso se sumó un ligero malestar que aún persiste, que creo que se puede atribuir al cansancio, o al aire acondicionado en los aviones: ardor y dolor de ojos, dolor de cuerpo... espero que no sea más que eso.

En fin, pasaron las 6 horas, luego 3 horas y media en el avión más incómodo que he conocido (creo que talvez es porque ya se están borrando los recuerdos de los aviones de Cubana).  El arribo a Santiago fué a eso de las 9:30 de la noche, hora de Guatemala; hagan sus cuentas, y la llegada al hotel (pensión porque no creo que llegue a hotel) fué a eso de las 12:30

Fuera del cansancio, pues viene lo bonito... no he podido conocer mucho, apenas un día del cual pasé toda la mañana y parte de la tarde en el polígono de Tiro; así que en cuanto terminé de cenar me dispuse a conocer al menos las 8 - 10 cuadras que hay entre el hotel y el Costanera Mall.  Debo confesar que en la caminata se me fué bastante el cansancio.  Me encontré una ciudad muy ordenada, con una arquitectura que en una misma cuadra puede contrastar bastante entre lo antiguo y lo moderno, sin perder un equilibrio que la hace ver hermosa.  Jardines muy cuidados, calles amplias que aunque no son impecables de limpias, se ve que les dedican esmero.  Automovilistas que se conducen con respeto y peatones que cumplen con su parte.  
Me sorprendió ver que es una ciudad en la que mucha gente se mueve en dos ruedas y pedales.  Casco, tenis, pantalonetas, tubos portaplanos, mochilas con útiles.  Variedad de edades conduciendose con toda normalidad y tranquilidad en un entorno de respeto mutuo que ya quisieramos en nuestra Guatemala.

En todo el camino mis ojos se alimentaron de un ambiente de mucha tranquilidad, gente con rostros muy amigables, perros caminando al lado de sus dueños y vecinos en sus jardines llevando a cabo su rutina diaria de cuando cae el sol dándole la bienvenida la noche... Debo aclarar que yo salí a eso de las 8 de la noche y aún era de día, pero en el trayecto al Mall la oscuridad cayó precipitadamente, sin que eso menguara la vida y el movimiento en las calles.

Enfilado sobre la avenida Los Leones (nada que ver con una tal 5ta avenida de una zona 1) llegué al Mall y me encontré con un monstruo de concreto y vidrios, con un movimiento mayor al que había visto en todo el día, con parqueos para bicicletas en una de las aceras que eran custodiados por un policía específicamente dedicado a esa tarea....  cuándo veremos eso en nuestra ciudad?   y no me digan que ya se ve en el corredor que llega a la universidad, porque esas bicicletas que se quedan allí guardadas no son de los usuarios...  pero no quiero caer en líos políticos, así que sólo diré que en realidad me he encontrado con una ciudad sorprendente que me tiene ansioso por conocer un poco más de ella cada día.

2 abr. 2013

Ajuste de cuentas

Y bueno, afortunadamente esa semifinal se ganó con facilidad.  Supongo que el haber escrito "Miedo" en mi teléfono, ya tirado en una colchoneta después de haber salido del problema del carro tirado tuvo que imprimir algo especial en el relato, algo que se transmitió a los lectores y tuvo su efecto positivo.

Creo que "Miedo" fué mi cúspide en ese concurso, me gustó mientras lo escribí y me gustó en cuanto lo terminé.  No tuvo casi ningún cambio en la revisión antes de enviarlo y aún me sigue gustando tal como está.

Ya estaba en el último peldaño, la final.

Hay que aclarar en este punto que durante todo el concurso, ninguno de los votantes supo el nombre del autor de ningún relato.  En un principio se publicó los nombres de quienes concursaríamos pero la autoría de cada relato se daría a conocer hasta terminada la final.  De esta manera se buscó que las votaciones se centraran objetivamente en la calidad del relato, su tema y su construcción, sin que algún votante se inclinara por una amistad sin realmente darle peso al relato.   No es descartable que algún concursante haya informado a sus amistades cuál era su relato en la respectiva etapa, pero afortunadamente, si hubo casos, no pesaron en el resultado final.

Como lo expliqué en la entrada anterior, la semifinal fué para mí el reto mayor, me hubiera dolido más quedarme tirado en la semifinal que en la final, y eso creo que se reflejó en mi tranquilidad para crear el último relato.  No sé si fué que me hubiera importado poco quedar en segundo lugar o si igual me hubiera puesto como la gran puta si eso pasaba, pero por alguna extraña razón ya me sentía muy relajado a la hora de hilvanar "Ajuste de Cuentas"

______________________________________________________________________________

Ajuste de Cuentas

El corazón palpitaba demasiado rápido mientras metió primera. Apretó los labios y volvió a encender el radio. Muy despacio sacó el pedal de clutch y presionó un poco el del acelerador, lo justo para iniciar la marcha sin pasar los 20 km/h. El semáforo siguiente se puso en rojo y su corazón no dejaba de querer salir por la garganta. A cuenta de qué estaba metido en esa situación? “Una cosa lleva a la otra”, dicen. Mientras pensaba uno a uno los nombres de santos que su abuela le enseñó, la patrulla se volvía a acercar a él; y el maldito semáforo todavía en rojo.
Sabía que había corrido con suerte porque a las 10 de la noche era demasiado raro que sólo pidieran su licencia y la tarjeta del carro, sin una revisión mínima del carro ni una linterna apuntando hacia el interior. Mientras detrás de él yacía una pistola.
“Era un delincuente” dirán muchos, pero eso a la ley parece ya no importarle.
Al fin el semáforo en verde, la patrulla se estacionó frente a un bar en cuya puerta había 4 borrachines discutiendo airadamente sobre algún tema muy importante para ellos.
Viró en esa esquina y comenzó a respirar un poco más despacio. Ya había pensado dar un par de vueltas antes de llegar a casa, pero estaba demasiado asustado y pensaba tirar el arma en el puente. La camisa con sangre salpicada sería su empaque hacia el fondo del barranco.
Aceleró más, mientras ensayaba la sonrisa con la que entraría a casa, le daría un beso a ella y tomaría un baño caliente tratando de ocultar todo el asunto. Le dijeron que no habría problema, que sólo era uno, que muerto él las extorsiones terminarían. Suspiró profundo mientras verificaba los puestos militares vacíos antes del puente.