11 jun. 2010

aaaah, mi Guatemala; tan jodida con sus guatemaltecos


4 decapitados; 2 cuerpos; vehículos robados; secuestro express; estafas millonarias; agujeros enormes en la ciudad y telenovelas políticas...  pan nuestro de cada día sin pausa permitida ni descanso visible.
Todos los días es mas de algo para adornarnos la existencia y hacernos vivir con muchas oportunidades de valorar más nuestra vida, nuestra familia y nuestro hogar; el hogar que cada vez sentimos menos como el lugar seguro en el cual amanecer y añorar un nuevo día lleno de esperanzas y posibilidades optimistas.
Preocupa, atemoriza y cuestiona muchas enseñanzas y conceptos que nuestros maestros se esmeraron en inculcarnos.
"Me quiero ir de aquí", "Prefieron ir a vivir a (poner el país que quieran acá)", y muchos comentarios por el estilo, los escucho y leo a diario y no debo mentir al decir que hasta yo lo he pensado y expresado.  Pero, me dio por pensar: será que Guatemala está destinada a que sólo los malos se queden en su suelo?  Porque cada vez son más los profesionales y productivos guatemaltecos los que emigran buscando una vida más segura, estable y realizada, para sí mismos y su familia.  No tiene nada de malo, al fin de cuentas, el padre de familia siempre va a buscar el garantizar un mejor estatus para su familia; sin embargo, lo que me ubica en una preocupación grande, es el pensar en que, si se van tantos buenos, cómo quedamos los que nos quedamos?
Enmedio de tanto suceso actual, lo único que veo es una tendencia del guatemalteco, desde el más normal hasta el más notorio, de acusar y lanzar culpabilidades sin parar.  Que fulano tiene la culpa de los hoyos, que sutano es el que no hace nada por la seguridad, que el vecino tira la basura donde le da la gana, que los choferes manejan como todo su cu     mulo de conocimientos le permite hacerlo.   Pero, me da tantísima curiosidad y un poco de risa cuando escucho una de esas frases saliendo del/la mismo/a padre/madre de familia que cuando el nene bota el agua, le propina un gran morongazo y le enseña una nueva grosería, hasta con el contexto precíso de cuándo utilizarla.   Qué podremos esperar de ese guiro cuando tenga 20 años?   A mierda... antes preguntábamos qué iría a hacer el patojo a los 20 años... ahora tenemos que preguntar qué hará cuando tenga 11...  qué deprimente.
Cuántos, de los que viven alegando y lanzando improperios a los que consideran los culpables por la situación, realmente le enseñan al patojo a conducirse con propiedad, respeto y decoro?  Cuántos padres actualmente se sientan a la par del nene a chequear que las sumas estén bien hechas y que el verbo esté bien subrayado?  Cuántos le enseñan a la niña que al entrar a un recinto, se dice "buenos días" en lugar de "qué putas!"?  Cuántos padres les enseñan a sus hijos que nuestro valor está en nuestro corazón, en nuestra cultura, en nuestro ser, en lugar de en la cuenta bancaria o en el carro que tenemos parqueado en el garaje? Cuántos maestros realmente enseñan aquella materia de "Moral y Ética"?  Recuerdo que en 3ero primaria me preguntaba para qué diablos nos enseñaban eso... pero como me repitieron muchas veces mis mayores: "el tiempo nos enseña el por qué de muchas cosas"
Lo malo es que ni el tiempo nos enseña a los guatemaltecos a corregir al niño para no tener que castigar al adulto; y no vemos ni señas de una mejora generacional que dentro de unos 20 años puedan tener al país, al menos, en el inicio de un camino enderezado hacia el desarrollo, sin abandonar nuestra conciencia en el camino al éxito personal.
Ojalá el día de mañana despertaramos en un país un poquito mejor, donde los dirigentes realmente sean gente preparada para dirigir; donde los trabajadores sean personas honradas que buscan empujar al país,  y no simplemente ascender a costa de los que puedan dejar tirados en el camino.  Desgraciadamente, no tengo mucha esperanza de ver eso en un futuro cercano ni medianamente cercano, pues el cambio de la mentalidad de mi sociedad es algo que veo muy difícil.


Un psicólogo le pregunta a otro psicólogo:
-Cuántos colegas se necesitan para cambiar un foco?
-No sé colega
-Depende, hay que ver si el foco quiere cambiar....

(imágen tomada de globedia.com)


2 comentarios:

  1. Poco qué añadir a sus palabras, estimado forero. Sólo puedo agregar una cosa: cuando dejemos de ser habitantes, y comencemos a ser ciudadanos, las cosas empezarán a cambiar.

    Antes... los visionarios continuarán dispersos, y el fuego de la civilidad será insuficiente.

    Escribiría mucho más, pero... no ando muy bien. Me siento en un bache. Cuando salga, podré humedecer de nuevo la punta de la pluma.

    ResponderEliminar
  2. cuando dejemos de ser habitantes.... exacto, no lo había desde ese punto de vista. No sé en qué momento se perdió el civismo y nada más estamos en un habitat que ni siquiera respetamos.

    Déle mano, cuando quiera, ya está abierta la puerta para que colabore

    ResponderEliminar