29 jun. 2010

Caos


Para dónde hay que ver para empezar un día de manera optimista?  

Cuando salgo a la calle lo primero que miro son los trastos de bus en los que me toca viajar al trabajo; luego  me encuentro con que las calles cada vez tienen más hoyos, mismos hoyos que dentro de un tiempo van a tapar con el doble de dinero que se necesitó para taparlos el año pasado, pero que van a llevar asfalto de mucho menor calidad.

Luego veo a los niños que en lugar de estar estudiando, están viendo cómo consiguen las monedas que sus padres usarán para quién sabe qué, porque en muchos casos no son para ropa, comida o educación.  En qué cabeza puede caber el que esos niños estén parados en el semáforo hasta las 9 de la noche o más, pasando frío y hambre, viendo quién les dá un par de Quetzales.  Sin embargo; es la realidad, es lo que pasa todos los días frente a los ojos de todos, y la vida sigue igual; con la misma gente derrochando recursos, con los mismos robos a todos los niveles y los mismos engaños en los que cae la gente sin instrucción, que por un poco de dinero les compran la vida entera.  Mientras, nuestro debilitado estado se acerca cada vez más a la quiebra.

Pero la situación no es nada más acá adentro.  El mundo entero está que se resquebraja por nuestros propios abusos y desconsideraciones... poco a poco un nuevo pedazo de océano se tiñe de color negro ambición y miles de animales mueren ahogados en petróleo, mientras los esfuerzos por detener el desastre son cada vez más inútiles, y el peligro de más daños crece minuto a minuto y galón tras galón.  El eje del funcionamiento energético y económico se ha vuelto el eje del caos y el dolor de cabeza de muy pocos que se dan cuenta de la gravedad del asunto.

En otras latitudes, los árboles siguen cayendo, muchas veces por motivos de vanidad y lujos ridículos (la vez pasada estaba viendo que por allí algunos "innovadores investigadores construyeron un super auto hecho de madera...).  La corteza recibe más perforaciones y excavaciones para exctraer piedras preciosas que realmente no tienen más fin que la vanidad.  Las aguas se envenenan de residuos de extracción metalurgica y el aire se sigue saturando de contaminantes.

Mientras tanto qué hacemos?  pues nada más y nada menos que seguir unos en contra de otros, tratando de dominarnos y apacharnos para supuestamente tener superioridad.

Qué causa más preocupación?  mmmm   está difícil.  Si no me asaltan, me secuestran, o me cae un tiro perdido, o me roban el carro, o me estafan los del banco, o se me entra el agua a mi casa, o una gripe me sale carísima, o la comida de la calle me da un serio caso de amebas, o me traga la tierra, o un temblor nos hace lata, o me paso la vida perdido en el tráfico, o un degenerado me choca el carro (otra vez), o los de la telefonía celular me tratan de estafar (desgraciados), o me mandan al carajo del trabajo porque ya no hay pisto, o el volcán me vuelve a llenar la casa de arena y me lastimo otra vez la espalda...   pa qué me preocupo?  igual, de que va a pasar algo, va a seguir pasando, entons?


Mejor sigo tratando de hacer lo que todos hacen y miro por lo mío, porque si no, el estress me quita la poca vida que me queda y no la disfruto.  Así que a seguir viendo para adelante y mejor enfocar la mirada en la felicidad de estar con los míos, en seguir disfrutando los frutos de mi trabajo y buscar la publicación de mi libro, (plantar un árbol, escribir un libro, tener un hijo;  dos de tres ya es respetable...  con esas dos me quedo), y disfrutar de mi tiempo libre a mi mejor modo, que igual, de la vida no salímos vivos, así que para qué ponerle tanto sentimiento si todos paramos en lo mismo.


2 comentarios:

  1. Las cosas te sorprenden, te emputan, te hacen reaccionar, te desilusionan... y el círculo se repite, en tanto uno permamezca dentro. A veces lo más sano es simplemente apartarse. Otras... resulta un poco complicado, porque verdaderamente te importa; las gentes y sus actos acaban importándote.

    En la vida no hay premio ni castigo a nuestras acciones. Simplemente consecuencias. Y la indiferencia es una de nuestras peores inacciones, por los nefastos efectos que ésta produce. Pero... ¿en qué momento apartarnos? Es complicado. A veces el instinto natural de Rebelión te gana, y acabás involucrándote. Ah... maldito amor por las cosas; por el orden...

    ResponderEliminar
  2. "Aquel que no castiga la maldad, ordena que se haga" Leonardo Da Vinci

    ResponderEliminar