16 jul. 2010

Qué alegre viajar!

6:33, Miami International Airport.


De los no sé cuántos viajes que me tocó hacer en el tiempo de estudios en Cuba, creo que el peor de todos fué el primero; en el que nos tocó esperar 7 horas en el aeropuerto de Panamá por la conexión a Cuba. Pero como nada en esta vida se queda sin ser superado en algún momento, estoy atorado en lo que desde ya, se pinta a ser el peor viaje de mi vida. Aterrizamos en Miami a las 11:25, preparados para la espera de la conexión a San Juan, Puerto Rico, a las 15:25. La cola para el chequeo de migración se nos hizo eterna, pero a eso de las 13:00 horas estaba a unos pasos del agente que chequearía mi ingreso a suelo norteamericano.

Detrás de las ventanillas, formaron una cola de viajeros a los que sin información alguna del motivo, se les retuvo el pasaporte y boletas de inmigración, para ingresar a un chequeo más, que prometía tomar bastante más tiempo.

"la vez pasada me ingresaron a la salita a las 4 y salí a las 10", dijo un viajero cubano; y esas palabras nos calaron en vibraciones atemorizantes y poco esperanzadoras.

Al fin, nos ingresaron a la sala, y rápida pero agónicamente, veíamos las agujas del reloj en su paso devorador del tiempo que nos quedaba por delante para alcanzar nuestro vuelo. Explicación? Ninguna. Ni siquiera sabíamos la causa de tenernos allí, junto a ciudadanos cubanos, colombianos, mexicanos, argentinos, indúes, etc, mientras escuchábamos el sonido del avión en el que deberíamos ir en lo que debería haber sido un viaje rutimario hacia la cita deportiva de ciclo olímpico a la que nos convocaron para honor y dicha de nosotros.

Ahora? Me encantaría escribir esto sentado en el avión, a un par de horas deL Aeropuerto ínternacional de San Juan, pero por razones de cupo, no pudímos abordar el vuelo de las 17:45, así que nos toca esperar al vuelo de las 21:00 y cruzar los dedos a que se hayan equivocado al decirnos que ese vuelo también está muy lleno. Igual, ya me estoy tratando de adaptar a la forma de la silla en la que probablemente me toque pasar mi primera noche en suelo norteamericano.

---------------------
Actualizando.... Creo que ya son las 23:00. Aún estamos en Miami, luego de que los elementos del escritorio de las puertas E31 y E23 nos hayan informado amable y consecutivamente que no podían hacer..... nada por nuestro viaje, todos los vuelos están llenos por los juegos y debíamos esperar hasta los vuelos de mañana, aún en la lista de espera.... con la salvedad de que no nos podían dar pronosticos esperanzadores, debido a que toooodos los vuelos de mañana están igual de llenos.

Al fin, en Customers Service de American Airlines, tuvímos la fortuna de encontrar a un portorriqueño de turno, (mi compañera cree que es trolo), que nos hizo reservación en el Marriot y lugares confirmados en el segundo vuelo de mañana.... Así que por hoy, terminó la aventura. Mañana, a las 7:30 queremos estar en el aeropuerto para continuar nuestro viaje. Lástima que no nos pudieron decir más temprano que esta era la salida, pues hubieramos podido venir más temprano y salir a conocer los alrededores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario